jueves, 14 de junio de 2012

El desgaste de laborar lejos

La rutina y el ritmo ajetreado de todos los días puede convertirse en una verdadera bomba de tiempo, con mayor razón cuando estamos obligados a pasar varias horas viajando por un largo trayecto camino al trabajo o de regreso a casa. ¿Eres consciente de las desventajas que implica el trabajo a larga distancia?

Mucho cuidado con los trabajos a larga distancia, que son un peligro constante para debilitar y deteriorar nuestro cuerpo, exprimiendo al máximo todos nuestros sentidos, y repercutiendo en la falta de concentración y agilidad mental.

Los trayectos largos, el tráfico y los viajes prolongados suelen debilitar el organismo, convirtiéndose en un riesgo poco saludable que exigirá un alto costo con el paso del tiempo. Para que este ritmo de vida no influya en tu estado de ánimo, ni en tu salud mental, lo más recomendable es organizarse de manera tal que se pueda establecer una rutina alimenticia adecuada, respetando las horas para descansar, comer y restablecer energías.

El desgaste de laborar lejos puede influir de manera determinante en algunas de las funciones básicas del organismo, ya sea provocando el aumento de peso, generando un riesgo metabólico, y aumentando las dificultades en las funciones cardiorespiratorias.

Aunque a primera vista no se sienta ningún cambio circunstancial, el paso de las semanas y los meses no tarda en pasar factura, elevando el nivel de tensión y presión, creando enfermedades, desgaste, dolores de cabeza y extremo cansancio. Hacer ejercicios y habituarse a un estilo más saludable podría recompensar levemente este daño al cuerpo.

Via : http://www.blogmedicina.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada