jueves, 14 de junio de 2012

Evitar secuelas neurológicas después de un paro cardíaco

Más de la mitad de pacientes que sufren un paro cardíaco tiene altas probabilidades de tener una secuela neurológica que provoque trastornos mentales en el cerebro. Ante esta grave situación, la Sociedad Española de Cardiología (SEC) ha dado a conocer algunos consejos que podrían ayudarte a reducir los estragos que puede generar un paro cardíaco.

La idea más importante es reducir la temperatura corporal hasta los 32 grados, lo que en cierta medida podría contrarrestar aquellos daños provocados por una enfermedad cardiovascular. Esta medida es conocida como la hipotermia, una técnica que recién se está aplicando en España y otros países.

En ese sentido, el presidente de Cardiopatía Isquémica y Unidades Coronarias de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), José A. Barrabés, reveló que cerca del 80% de pacientes tienen graves secuelas originadas por la detención en los fluidos de sangre que produce un paro cardíaco, limitando la circulación hacia las neuronas y provocar la falta de oxígeno.

Los pacientes que sobrevivan a un paro cardíaco tienen un alto índice de padecer secuelas que crean un déficit neurológico ligero. Sin embargo, con el paso del tiempo es posible que esta situación se complique, dañando seriamente el cerebro hasta quedar en estado vegetativo. Un segundo paro cardíaco es casi letal para la persona.

En el remoto caso de restablecer la circulación tras un paro cardíaco, es de vital importancia que se recupere el flujo sanguíneo de manera equilibrada. El inconveniente está en la respuesta de cada organismo, ya que no todos responden de igual forma ante el regreso busco del flujo sanguíneo.

 

Via : http://www.blogmedicina.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada