viernes, 24 de febrero de 2012

La ansiedad en los niños según la edad

La ansiedad, tensión y temor son parte de las sensaciones que un niño suele padecer en momentos de separación, ya sea por la costumbre de estar apegados a los padres, o la simple necesidad de no estar lejos de casa. Aquí algunos consejos para enfrentar la ansiedad por separación en los niños:

Es común que a cierta edad los niños se aferren al papá y la mamá, negando cualquier posibilidad de apartarse del calor del hogar y rechazando el acercamiento de otras personas que no sean cercanos a sus padres.

El ambiente de tensión que se genera tras la llegada de un extraño o la visita a un lugar desconocido puede producir bochornosas escenas de llanto y grito. En el peor de los casos, la ansiedad del niño es capaz de provocar un desequilibrio en el estado emocional hasta el punto de elevar la temperatura del cuerpo y generar un cuadro de fiebre.

Pese a todos los síntomas, el fenómeno de la ansiedad sigue siendo un proceso de adaptación normal por el que todo niño debe pasar. El rol de los padres cumple una función indispensable en el proceso de asimilación, siendo capaces de separar el vínculo maternal-paternal por unos instantes y permitir que el niño pueda desenvolverse libremente en distintos entornos.

El problema más serio surge cuando la ansiedad se convierte en trastorno emocional, sobre todo cuando se bordean los 18 meses de edad. Es común que los bebés de 6 meses lloren y griten al quedarse solos para llamar la atención, pero entre los 8 y 18 meses las circunstancias son diferentes, provocando una necesidad constante de la presencia del padre o la madre.

Via : http://www.blogmedicina.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada